Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

divisor7

 

En este verano, hemos podido observar como era el trabajo del arriero, mostrado como siempre cuando el sol es implacable y cae de lleno sobre estos caminantes de caminos y veredas que año tras año recorren. Visita este enlace para ver la labor que desempeñan, con su compañero, el animal de carga.

Antes cuando no existían balanzas electrónicas, la romana era la herramienta para saber cuanta carga tenía que transportar la bestia. Para esta labor el arriero con más años, conoce como cargar el tercio, medida antigua donde trabajaba tanto el hombre como el animal. Un tercio puede pesar aproximadamente ochenta kilos que debían contrapesar con la ayuda de la romana, dos arrieros. Después el lomo del animal cargaba dos tercios que portaba la distancia que le separaba del destino.

Este verano, Juan Gil, nos ha invitado a la recogida de palmas, en especial los cogollos de las palmeras que son la materia prima, para hacer despues todos los productos artesanos que sabe fabricar este cortesano. Cuando cae la tarde estival, y el sol deja trabajar con mas soltura, Juan busca las palmeras en los barrancos donde se crian. Comenta que para elaborar sus artesanías, solo valen los brotes nuevos de este año. Las hojas de palmera que ya están abiertas solo valdrían para hacer escobas .

Por esta causa, hay que buscar el brote joven, encontrándose en lo más profundo del arbusto, exactamente donde se resguardan del calor del verano, avispas, serpientes y otros animales que pueden crear algún contratiempo, pero que hasta que la tarde no le abandone, Juan intenta llenar el saco para tener suficiente palma para el invierno. En los próximos dias, procederá al secado de los cogollos, consiguiendo así que estén en su estado perfecto para trabajarlo.

Visita aquí la galería del artesano Juan Gil.

Un paisano nuestro, llamado Jesús Calvo Reguera, nos trae uno de sus trabajos de pintura, en este caso, la ilustración de un libro del afamado escritor sevillano, José Antonio Sánchez Gómez, llamado "El declinado verbo de los jueves". Jesús CalvoEste escritor es premio de teatro Martín Recuerda, convocado por la Junta de Anducía, además de otros galardones recibidos por sus obras.

Pulsa en este enlace, para visitar el trabajo que Jesús aporta en esta ocasión a nuestro portal web, en la sección de la galería de creadores.

Dominando la técnica de acuarela y plumilla, Jesús nos presenta en esta ocasión, obras con titulos como: "Ascuas", "Haciendo el amor", etc, que seguramente han contribuido a difundir el mensaje que el escritor quiere hacer llegar al lector.

Siempre cercano a circulos culturales no hay que olvidar, que aparte de trabajar en programas radiofónicos, donde la cultura e información son la base, Jesús practica la pintura, creando grabados, plumillas, y varias técnicas en torno al lienzo, pero también es capaz de ayudar a revivir tradiciones tan cercanas a los cortesanos como los cabezudos y gigantes.

En 1478, los Reyes Católicos fundaron el Tribunal de la Santa Inquisición, mediante el cual se perseguía la herejía y la brujería. Con el tiempo se fue ampliando el rango de actuación incluyendo la homosexualidad y los protestantes de otras naciones. El primer Inquisidor en España fue Fray Tomás de Torquemada. Se calcula que durante la Inquisición Española los muertos oscilaron entre 1500 y 2000. La Inquisición Española se abolió El 15 de julio de 1834 mediante un decreto que firmó María Cristina de Borbón.

Diego Gutiérrez aporta a la web, a través de sus investigaciones y estudios, los primeros cortesanos que tuvieron que enfrentarse a este tribunal, dejando patente que la Santa Inquisición también la sufrió nuestro pueblo.

Visita aquí el Artículo de la Santa Inquisición.