Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

divisor7

 

Montes de los Propios de Ronda

En los montes de Propios que el Ayuntamiento de Ronda posee en el término municipal de la Villa de Cortes de la Frontera, existen cuatro fincas que se conocen con el nombre de Dehesas del Tercio. Sus nombres son los siguientes: Bañuelos, Parralejos, Ramblazo y Puerto de las Encinas.

Dicho nombre (del Tercio) viene a consecuencia de la sentencia que de los varios pleitos mantuvieron las ciudades de Jerez de la Frontera y Ronda, en los siglos XV y XVI, por las tierras de Cortes, que la ciudad gaditana ambicionaba poseer, después de la toma de la Serranía por los Reyes Católicos. Dichos pleitos comenzaron en el año 1.488 y, después de varios vaivenes y cuantiosos gastos, el día 3 de Diciembre de 1.510 se confirma la sentencia definitiva a favor de Ronda. En ella se recoge que a la ciudad de Jerez de la Frontera le corresponden dos tercios de las tierras de Cortes y un tercio de la misma a la ciudad de Ronda. No satisfecha Jerez con la sentencia, poco después, va a seguir pleiteando para que se divida y reparte la Acanafora (la Sauceda).

A los que sientan curiosidad por conocer, en profundidad, el desarrollo de los pleitos entre Ronda y Jerez por las tierras de Cortes, les recomiendo la obra de mi amiga y compañera, la doctora en Historia Dª Antonia Salas Organvídez, titulada “La transición de Ronda a la Modernidad. La región de Ronda tras su anexión a la Corona de Castilla” de Editorial La Serranía, publicada por la Real Maestranza de Caballería en Ronda en el año 2.004 (págs de la 63 a la 102).

En el Archivo Histórico Municipal de Ronda, en el Legajo 59, se encuentra la documentación sobre la subasta, a la puja la llana, que se hizo el 30 de Septiembre de 1.840 de las Dehesas del Tercio ( Bañuelos, Parralejos, Ramblazo y Puerto de la Encinas), obteniéndose el siguiente resultado, según el certificado del Sr. Secretario de la Corporación Municipal (1):aprovechamiento-bellota

1º.- Que al fruto de bellotas de la dehesa de Bañuelos se le hacia postura en mil seiscientos reales (1.600), que le fue admitida y publicada con repetición por el pregonero, sin que nadie pujase por más y el remate recayó en D. José García Gutiérrez, vecino de Cortes, quien estando presente aceptó y se obligó a su cumplimiento haciéndole el beneficio al contado.

2º.-D. José Dueñas Herrera, vecino de Cortes, hizo postura al fruto de bellotas de la dehesa de Parralejos en mil veinticinco reales (1.025), que le fue admitida y publicada con repetición, sin que nadie hiciera mejor propuesta, se acepto el remate y recayó en el citado Sr. Dueñas, quien estando presente lo aceptó y se obligó en su cumplimiento, haciendo el beneficio al contado.

3º.-D. Manuel Barea, vecino de Cortes, hizo postura al fruto de bellotas de la dehesa de Ramblazo en la cantidad de mil cincuenta reales (1.050), que le fue admitida y publicada con repetición, sin que apareciera nadie que hiciera propuesta más beneficiosa, y el remate recayó en el Sr. Barea, quien estando presente lo aceptó y se obligó a su cumplimiento, haciéndole el beneficio del contado.

4º.-D. Miguel Gutiérrez, vecino de Cortes, hizo postura al fruto

de bellotas de la parte que pertenece a estos Propios en el Puerto de las Encinas, en la cantidad de setecientos cincuenta reales (750). Fue admitida y publicada con repetición, sin aparecer quien hiciera más beneficio. Se finalizó el remate y recayó en el Sr. Gutiérrez, quien estando presente lo aceptó y se obligó a su cumplimiento, haciéndole el beneficio del contado.

Termina el documento con la firma del Sr. Alcalde D. Miguel Cabrera, de algunos miembros de la Corporación, del Sr. Secretario D. Vicente Caliente y los cuatro rematantes de las citadas fincas. (2)

En el mismo legajo 59, se encuentra un informe, fechado el 20 de Abril de 1.859, firmado por los Sres. Peritos Agrónomos D. Domingo Antonio y D. Andrés Gayón, sobre las dehesas del Tercio. Ellos dicen que después de estudiar en profundidad dichas dehesa llegan a la siguiente conclusión:aprovechamiento-bellota1aprovechamiento-bellota2

BAÑUELOS: Tiene una extensión de 1.200 fanegas y está poblada por 85.000 árboles, siendo éstos alcornoques y quejigos, ellos lo valoran en 315.000 reales de vellón.

PARRALEJOS: Tiene una extensión algo mayor que la anterior, es decir, aproximadamente alrededor de 1.450 fanegas, estando poblado por 100.000 árboles, alcornoques y quejigos y le dan un valor de 362.250 reales de vellón.

RAMBLAZO: Según el informe, tiene 800 fanegas y calculan que esta poblado por de 70 a 75.000 árboles, alcornoques y quejigos y le dan un valor de 346.500 reales de vellón.

PUERTO DE LAS ENCINAS: Ellos dicen que la parte que pertenece a los Propios de Ronda tiene algo más de 200 fanegas, estando poblado por 12.000 árboles, alcornoques y quejigos y no presentan valoración. (3)


Además de las Dehesas del Tercio el Ayuntamiento de Ronda explotaba en esta época, conjuntamente con la Villa de Cortes, once dehesas las cuales se subastaban en dicha villa y los beneficios se repartían a partes iguales entre los dos Ayuntamientos. Sus nombres son: Breña Redonda, Huesas, Diego Duro, Perotonal, Pasadallana, Giraldo, Moral, Arenoso, Berruecos, Cerquitos y Pendolillo.

Actualmente están divididas y pertenecen a Ronda Breña Redonda, Diego Duro, Perotonal, Berruecos, Cerquijos y la mitad de Pendolillo, y a Cortes de la Frontera Huesas, Pasada Llana, Giraldo, Moral, Arenoso y la mitad de Pendolillo.plano-montes-ronda
          Notas:
          (1).- Archivo Histórico Municipal de Ronda.- Legajo 59.
           (2).- Ibidém.
           (3).- Plano de ubicación de las Dehesas del Tercio. Autor: Gabriel A. Gutiérrez Tejada.

           Ronda, 24 de noviembre de 2.013.
           Diego Gutiérrez Téllez.
           Maestro Nacional Jubilado y Miembro del Foro para el Estudio Militar de España.

Un documento  que aporta a la web, nos muestra como en el Siglo XIX, contribucionayuntamiento 19nuestro pueblo llevaba a cabo la contribución territorial de impuestos, en este caso al Ayuntamiento de Ronda, por bienes pertenecientes a éste, situandose en el término de Cortes de la Frontera, siendo seguramente por las majadas que pertenecen a ese Ayuntamiento.

Fechado el día 10 de marzo de 1861, en nuestro pueblo, se emite un recibo en el cual se puede ver, que tiene que abonar la cantidad de 11.530 reales con 99 céntimos, a pagar en partes iguales en cuatro trimestes. El Documento lo firma el alcalde que regía en ese año, D. Mariano Serrano, y firmando como recaudador D. Alonso Pérez.

Por otro lado, también aporta otro documento, en cual se puede ver como un señor, se le asigna las majadas de Ramblazo y Parralejo, para aprovechamiento de leñas, y dirigiéndose  al alcalde, para comunicarle la asignación de majadas, cuyas fincas pertenecen al Ayuntamiento de Ronda. Firma el documento el trabajador llamado Joseph Garcés.leas-ramblazo-1

Podemos ver como estos procedimientos, continuan exactamente igual que en la actualidad, debiendo abonar a quien corresponde,  los impuestos que se generan anualmente. Asimismo también desde el Ayuntamiento se obra de la misma forma que en siglo XIX, firmando el documento por el funcionario recaudador y dando el visto bueno la firma del Sr. Alcalde de nuestro Municipio.

El contrabando en todas sus formas ha sido siempre más o menos una constante en Gibraltar, con los comerciantesmatuteras01 británicos y gibraltareños que actúan como proveedores y los españoles como portadores y distribuidores. Para los primeros, es decir, para los británicos y gibraltareños, era una mina de oro sin riesgos y para los españoles el negocio era muy peligroso y algunas veces poco rentable.
       
Tras el final de la Guerra Civil española, y más tarde la de la Segunda Guerra Mundial, la economía del Campo de Gibraltar sufrió una caída grave y prolongada. En estas condiciones extremas convertirse en matuteras no era una cuestión de elección. Para decirlo sin rodeos el contrabando era a veces la única manera de combatir el hambre.

Lo de matutera o estraperlista viene a significar lo mismo: persona que introduce géneros en una población matuteras09eludiendo pagar impuestos. Da igual que sea hombre o mujer, en esta zona de la Serranía de Ronda y Campo de Gibraltar y allá por los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo XX, las mujeres que se dedicaban a tal menester eran conocidas como matuteras; lo de estraperlista se aplicaba más bien a los hombres que hacían la misma función. Lo de contrabandista significaba como una categoría de mayor altura y riesgo.

En la actualidad son frecuentes las referencias a la memoria histórica y a la igualdad tratando de reivindicar injusticias sociales, de ahí mi extrañeza que en nuestro pueblo no se haya demandado un reconocimiento a las matuteras.
         
Eran mujeres que en la posguerra se vieron obligadas a vivir del estraperlo entre la Serranía de Ronda y el Campo de Gibraltar. Víctimas de una guerra incivil, pues la mayoría

 

eran viudas de republicanos asesinados, de maridos sin trabajo o enfermos, algunas también sufrieron el escarnio popular en forma de venganza al ser peladas y vejadas en sus pueblos, su situación llegó a ser desesperada por la falta de alimentos, el hambre y el rechazo social.
          
Ellas supieron salir adelante por iniciativa propia gracias al contrabando, que constituyó una economía sumergida y fundamentalmente en las poblaciones unidas por el ferrocarril.          
          
Se produjo un intercambio de mercado como nunca ha existido entre ambas comarcas, llevaban productos naturales del campo como: chacinas, harinas, aceite, conejos, etc., lo vendían en La Línea de la Concepción o en Algeciras, y con el dinero obtenido traían café, sacarina, mecheros, botes de Rote (para el dolor de estómago), cigarrillos rubio, penicilina, conjuntos de neylón y sobre todo tabaco de picadura de Gibraltar, etc. Este tipo de contrabando se le conocía con el nombre de contrabando de hormigas. Fue una buena metáfora,matuteras10 pues todas en filas y vestidas de negro pasaban la frontera.

Lo realmente increíble es cómo las matuteras se las arreglaban para engañar a los guardias españoles. La respuesta, obviamente, es que los sobornaban. La “propina” común para evitar un humillante cacheo a manos de los carabineros era de cinco pesetas.

El contrabando del tabaco prevaleció sobre el café, esto no fue cosa de las matuteras, si no de los estraperlistas que trabajaban a una escala mayor y más profesional. En aquella época no había hombre a un lado u otro de la frontera que no fumara. El café podía gustar, pero el tabaco era aditivo. Así circulaba una coplilla que decía.                                                                                              
                                                 Tiene la Molinera            
                                                 En su molino,
                                                 La perdición del hombre
                                                 Tabaco y vino

En España no había escasez de vino pero el tabaco era otra cosa. El que se producía esos días en España por el Gobierno Español, a través de la Tabacalera era espantoso, no tanto por la calidad de la hoja, si no a causa de la manera en la que se procesaba. Para daros una idea de cómo era la situación, los cigarrillos de alta gama que se producían en España, comercializados con el nombre de “Extrafinos” eran conocidos popularmente por “mata-quintos”. No era raro encontrar un cigarrillo que no tuviera un “tronco”. El tabaco que se vendía para liar, se llamaba “Picadura selecta”, estaba prácticamente elaborado en su totalidad con troncos y polvo.

Había otros tipos de mercancía con las que ocasionalmente se contrabandeaba, así se sugiere en esta canción de la posguerra:
                                               Tres cosas no hay en España
                                                Azúcar, café y jabón
                                                El que tenga algunas de ellas
                                                Es que lo trae del Peñón.

De ese negocio se beneficiaban también pequeños comerciantes, cargadores (aunque la mayoríamatuteras08 de ellos eran sus propios familiares) ferroviarios, revisores y hasta los miembros de una corrupta Guardia Civil. 

 

Salían de Cortes muy temprano, cargada con los productos que llevaban,matuteras02 andando por el camino del río iban a coger el tren Corto para Algeciras.
   
Viajaban en el tren conocido con el nombre de “El Corto”, este tren salía al amanecer de Ronda y regresaba de Algeciras por la noche. Nunca esa línea férrea ha estado tan solicitada y ha conseguido unir tanto a todos sus pueblos. Las estaciones, ahora desiertas, tenían vida y estaban abarrotadas al amanecer. En ellas subían al tren, ayudadas por cargadores o familiares, grupos de mujeres que transportaban grandes y numerosos bultos. Por cada uno de ellos el revisor se encargaba de cobrar un precio extra ante los ojos y la inoperancia de la parejamatuteras11 de los guardias civiles que viajaba en el tren.


El mercadeo se realizaba generalmente en La Línea. matuteras04De regreso, las agotadas matuteras, traían consigo fardos de tabaco escondidos en sus enaguas y talegas con café a las que previamente le habían sustraído una cantidad proporcional a su peso antes de subir al tren, además de una recolecta monetaria en el mismo, como pago obligado a la Benemérita. Éste acto lo llevaban a cabo dosmatuteras06 hermanas de la Estación de Gaucín apodadas “Las Iguales”
            
A la llegada, sus familiares les ayudaban a transportar la mercancía, cuya posterior venta les permitía subsistir en la hambruna. matuteras07A la madrugada siguiente, algunas cargadas y andando por la cuesta de la Manuela, pasando por el Puerto de Barrida iban a Ubrique a vender sus productos o llevar sus encargos. Gracias a su trabajo “ilegal” se mantuvo la economía de los pueblos y de sus familias. En ocasiones les castigaban con multas, que a duras penas podían pagar. Conozco algunos casos, no de Cortes, que pagaron con su propia carne.

No voy a mencionar el nombre de ninguna de ella porque puedo olvidarme de alguna y cometería el mismo error que critico y además todos las hemos conocidos. Tan sólo nombraré a una por el hecho que murió arrollada por el tren en la estación de San Roque, se trata de María González Montedeoca.

Valga desde aquí mi reconocimiento, admiración y felicitación hacía todas ellas, pues nunca tantos les debieron tanto a tan pocas.
   
A las matuteras que hoy, las que queden, a las que se fueron, dedico el simbólico homenaje de este relato escrito desde el respeto, la admiración, el reconocimiento y desde el sentimiento afectivo a aquellas mujeres de este pueblo mío, suyo y nuestro en el que dieron un ejemplo de inconmensurable valor y en el que se vieron obligadas a realizar dicha tarea antes que claudicar y caer en los muchos pozos inmundos que la miseria de la tierra alberga y que la condición humana alimenta.
   
Y para terminar, que las nuevas generaciones descendientes de aquellas mujeres, por si no lo saben, conozcan algo de la digna estirpe de la que proceden. Muchas gracias por su atención.

                         Cortes de la Frontera, 8 de Noviembre de 2.013.- Diego Gutiérrez Téllez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIOGRAFÍA DE
D. JOSÉ SERRANO VALDENEBRO
Diego Gutiérrez Téllez
2 de Mayo de 2008

PRÓLOGO 01-fuentePedro Sierra de Cózar.


De repente, al iniciar la redacción del presente prólogo, he tomado conciencia de las muchas cosas que tengo en común con el autor de este estudio, don Diego Gutiérrez Téllez.
En primer lugar, el paisanaje. Ambos nacimos en Cortes de la Frontera, aunque yo me anticipé unos años, en el seno de familias con raíces profundas en diversos pueblos de la Serranía: Atajate, Benadalid, Cortes, Genalguacil…Y como buenos cortesanos, ya se sabe:

Aunque lo veas de buen porte
y en el hablar oportuno,
no le toques el resorte,
ni te fíes de ninguno
que haya nacido en Cortes.

En segundo lugar, la vecindad. Cuando mi familia salió de Cortes, Diego era un parvulito. Transcurrieron luego décadas de alejamiento y desconocimiento mutuo hasta que, sin saber cómo, resultó que éramos miembros de la misma comunidad de vecinos. ¡Quién lo diría! Y es esta una relación más estrecha de lo que parece, sea para bien, sea para mal.


En tercer lugar, hemos desempeñado la misma profesión. Ambos hemos consumido la mayor parte de nuestra existencia intentando desasnar a varias generaciones de alumnos, mejor o peor dotados por la madre naturaleza. Además, hemos coincidido en hacer mutis en el justo momento en el cual la escuela se ha convertido, por la aplicación de nefastas leyes educativas, en un redil donde los profesores, sometidos a la triple y sádica tiranía de niños malcriados, padres agresivos y administración inclemente, bastante hacen con mantener una precaria salud física y mental. Por último, nos une nuestra común afición por investigar el pasado, por estudiar la historia de nuestra tierra y sus gentes, impulsados por el afán inconsciente de que su conocimiento nos permita entender el presente. Fruto de esta vocación es el libro que tiene usted en sus manos: la biografía de un cortesano ilustre, el marino don José Serrano Valdenebro. Esta biografía sale a la luz en un momento muy oportuno, deliberadamente elegido por el autor. 02-barcoSerrano Valdenebro es recordado hoy, ante todo, por su valerosa actuación en la Guerra de la Independencia, de cuyo inicio acaban de cumplirse dos siglos. Por toda la geografía española - aunque ahora los nacionalistas vascongados y catalanes quieran negarlo-, el pueblo se levantó contra los invencibles ejércitos de Napoleón, demostrando a Europa que España, a pesar de la incuria y la traición de sus monarcas, era una nación libre y altiva, celosa de su independencia.


Ante el vacío de poder, el pueblo se hizo soberano. Y Napoleón, que antes de enviar a sus dragones a ocupar España opinaba que los españoles formaban un pueblo de aldeanos embrutecidos e ignorantes, gobernados por los curas, hubo de reconocer más tarde que se condujeron como hombres de honor. Y en esta Serranía, tan alejada de su país, los mercenarios napoleónicos sufrieron las más humillantes derrotas, pues no se las infligieron ejércitos regulares, sino guerrillerosmal armados, descalzos y hambrientos.
Serrano Valdenebro, como otros muchos militares profesionales, puso su experiencia y su saber al servicio de la causa, disciplinando aquellas fuerzas populares, allegando recursos y señalando objetivos. Y con buen criterio, abandonó las tácticas y estrategias del ejército regular y adoptó los métodos de lucha de la guerrilla, basados en la sorpresa, el conocimiento del terreno, la intrepidez y el sacrificio de hombres y mujeres, ancianos y niños.


Innumerables héroes, vecinos de todos los pueblos de la Serranía, de quienes el autor de este libro nos da cumplida cuenta. Por mi parte deseo añadir dos nombres a la larga lista de aquellos patriotas. Uno de ellos fue Isidoro José de Sierra y Cote, escribano de Benadalid, quien según acreditó el brigadier don Francisco González Peinado: (…) se me presentó a la caveza de la Partida de dicho Pueblo, compuesta por más de cien serranos, en los Llanos de Encina Vorracha el 11 de marzo de 1810, la cual comandó en la entrada de Ronda y ataque a Cañete y Teba, portándose con la mayor vizarría (…).


El segundo es el nombre de una mujer, María la Tinajera, vecina de Ronda. En la ciudad ocupada por los franceses la Tinajera arriesgó su vida, sirviendo de enlace entre los escasos patriotas que había en Ronda y las partidas de la Sierra. Según sus propias palabras, en 1811 fue capturada por los esbirros del corregidor Francisco Reguera, (…)como Antonio Rosado y sus sequases, inicuos ajentes del Governador Fransés, todo por solo saver mi adección a la Justa Causa de la Nación (…), quienes le robaron 1.300 reales, la encarcelaron, raparon, pasearon por las calles y arrojaron de la ciudad. Doscientos años después, esta Nación cuya justa causa defendía con tal ardor María la Tinajera está en entredicho. Sabiendo, como saben, que la exaltación de la gesta del 2 de mayo de 1808 reafirma el patriotismo de los españoles, los nacionalistas periféricos niegan la historia. En palabras del catedrático García Cárcel, (…) dos Comunidades, País Vasco y Cataluña, han optado claramente por la absoluta desmemoria de aquella guerra (…).


Tras el fin de la dictadura de Franco se impuso la cordura. La Constitución de 1978 consagró los hoy conocidos como “valores de la Transición”: derechos y libertades de los ciudadanos, monarquía parlamentaria, espíritu de reconciliación nacional… España
parecía consolidarse como Nación, a pesar de los criminales y despiadados embates del terrorismo.


Mal que bien los españoles hemos caminado juntos durante 30 años. Pero tras el terrible atentado que segó 192 vidas, perpetrado en Madrid en marzo de 2004, las fuerzas disgregadoras han recuperado un fuerte impulso. Y los que nos sentimos españoles contemplamos, impotentes, como dichas fuerzas avanzan implacables, poniendo en almoneda la esencia de España, su unidad.


Por esa razón, son tan necesarios e importantes los estudios como el que el lector tiene en sus manos. Es preciso saber, ya que se desprecia lo que se ignora. Hay que combatir con la verdad la tergiversación de la historia, la historia inventada. A esta tarea contribuye el trabajo de investigación que ha realizado Diego Gutiérrez, quien tras recopilar toda la documentación relativa a su personaje y a los hechos de los que fue protagonista, nos ofrece una información irrefutable, redactada, como no podía ser menos, con maestría.
Sólo me queda expresar a Diego mi más sincera enhorabuena y mi agradecimiento.

Pedro Sierra de Cózar
Ronda, 2 de mayo de 2008 (en el 2º Centenario de la Guerra de la Independencia).

BIOGRAFÍA DE
D. JOSÉ SERRANO VALDENEBRO
Diego Gutiérrez Téllez
2 de Mayo de 2008 03-manifiesto

INDICE
PRIMERA PARTE
I.JUSTIFICACIÓN
II. ANTECEDENTES HISTÓRICOS
III. LUGAR DE NACIMIENTO.
IV. MATRIMONIOS
V. SU FAMILIA
VI. TRABAJOS LITERARIOS
a. “DISCURSOS VARIOS SOBRE EL ARTE DE LA GUERRA”
b. “PROYECTO DE ENGRANDECIMIENTO DE LA ARMADA”
c. “MARINERÍA URBANA O FORMACIÓN DE CUERPOS, PARA
DEFENDER, EN CASO DE IN VASIÓN, EL REAL ARSENAL
DE LA CARRACA”
d. “DISCURSOS NAVALES”
e. “MEMORÍA MILITAR”
f. “MANIFIESTO DE LOS SERVICIOS HECHOS A LA PATRIA
POR EL JEFE DE ESCUADRA D. JOSÉ SERRANO
VALDENEBRO”
g. “JUSTA VINDICACIÓN DE INIQUAS ACUSACIONES
PÚBLICAS CONTRA EL JEFE DE ESCUADRA D. JOSÉ SERRANO VALDENEBRO”
h. “REPRESENTACIÓN QUE HACE AL CONGRESO NACIONAL SU VOCAL EL GEFE DE ESQUADRA DON JOSE SERRANO VALDENEBRO, GOBERNADOR DE LA PLAZA DE CARTAGENA”
VII. SERVICIOS QUE PRESTÓ A LA PATRIA
a. SERVICIOS EN TIERRA
b. SERVICIOS Y CAMPAÑAS DE MAR
c. HERIDAS RECIBIDAS
d. BREVE Y MERECIDO DESCANSO
VIII. EN LA DEFENSA DE EXTREMADURA
IX. LOS FRANCESES INVADEN ANDALUCÍA
X. LEVANTAMIENTO GENERAL DE LA SERRANÍA
XI. LOS GUERRILLEROS
XII. LA EXPEDICIÓN DEL GENERAL LACY
XIII. DE NUEVO EN LA SERRANÍA
XIV. DESTINADO COMO GOBERNADOR MILITAR Y POLÍTICO DE CARTAGENA

PRIMERA PARTE

I. JUSTIFICACIÓN
Las razones que justifican este trabajo son dos: la primera, y más importante, es rescatar del injusto olvido la vida y obra de un hombre, de un marino ejemplar, de un héroe, de un liberal, que luchó con toda su alma por la libertad en la Serranía de Ronda contra los invasores franceses, y así rendir un más que merecido homenaje al Jefe de Escuadra D. José Serrano Valdenebro al cumplirse este año el II Centenario de la Guerra de la Independencia; y la segunda, y no menos importante, dar a conocer y difundir la aportación que hizo nuestro pueblo en la odiosa lucha contra los franceses, magníficamente expuesta en las Cortes Generales del Reino por el Diputado cortesano D. Francisco Garcés y Barea en su famoso “Manifiesto de las acciones de guerra, y señalados servicios, que ha hecho la Villa de Cortes de la Frontera en la gloriosa defensa que han sostenido los pueblos de la Sierra de Ronda contra la invasión del tirano Napoleón”. Cádiz-1.813. Conservo una copia del que se encuentra en la Biblioteca del Ayuntamiento de Málaga y que insertaré al final de este libro, junto a otros documentos sobre la vida de Serrano Valdenebro.

La Escuela Primaria, a la que asistí de pequeño, estaba situada frente a la Iglesia, 05-manifiestocortesactualmente es la oficina de Correos y Telégrafos, lindaba por la izquierda ( y sigue lindando, aunque ya no está la escuela) con la casa solariega de los Valdenebro. Los niños llamábamos a ésta la casa de las “tetitas”, por los muchos y grandes clavos de bronce que la puerta principal tiene y porque todas las tardes, al salir de la escuela, era de obligado cumplimiento, pasar por la citada casa y chupar los clavos. Una vez realizada esta función cruzábamos la calle para mirar, por las rendijas de la vieja y estropeada puerta de la Ermita, los enterramientos con lápidas blasonadas que allí había.


Aquella casa tiene en el dintel de la puerta la inscripción “ Año 1.760 “ y un escudo heráldico en la parte superior del balcón con la leyenda “Serrano Valdenebro”. Existía un pasadizo subterráneo (hoy cerrado) que atravesaba la calle Real y comunicaba la casa con la Ermita y las tumbas. Todos los niños sentíamos una curiosidad sin límites por todo aquello. Con 8 años, siendo monaguillo, con D. Vicente Matabuena, el cura párroco de entonces, entré la primera y única vez a dicha Ermita y contemplé con curiosidad las lápidas. Hoy reconozco el error que cometí al no tomar nota de los nombres y fechas allí reseñadas, pero a un niño de 8 años, con más miedo que vergüenza, no se le puede pedir más. Para mí, todo el conjunto, casa y Ermita, estaba rodeado de un halo de misterio, allí había vivido una persona muy importante, decían los mayores a los que preguntaba. En la escuela, de aquella fecha, nada nos explicaban de aquel personaje tan importante que había luchado contra los franceses. Sólo nos hablaban del 2 de Mayo en Madrid, de Bailén, de Arapiles, Vitoria, San Marcial, de Daoíz, de Velarde, del general Castaño, de Agustina de Aragón, del Empecinado, del cura Merino y poco más. Pero nada de los hechos ocurridos en la Serranía de Ronda y menos de su héroe Valdenebro y demás compañeros guerrilleros que hicieron posible la lucha contra el francés.
06-casaserranoCasa de los Valdenebro-1.760.

Pasó el tiempo, pero mi interés y curiosidad sobre la figura del General Valdenebro nunca decayó, al contrario siempre fue aumentando. Y así llegamos a finales del año 1.961, que llevado por ese interés, fui a visitar al Alcalde de entonces, D. Nicolás Alonso, para saber si en el Ayuntamiento había datos o documentos que me ayudaran a conocer algo sobre quién era nuestro ilustre y desconocido personaje, ya que lo único que yo tenía sobre él era un artículo que había aparecido en la Hoja del Lunes de Málaga, el día 21 de Marzo de 1.960, de D. Diego Vázquez Otero, titulado “Pueblos Malagueños: Cortes de la Frontera”, artículo que conservo, donde relata parte de las hazañas que protagonizó Serrano Valdenebro en la Serranía rondeña. D. Nicolás, me atendió muy bien, como siempre, y me entregó dos cartas de la Hermana María Luisa de la Eucaristía, descendiente de Valdenebro, con sus respuestas y la dirección de ella en Cartagena (Murcia). Cartas que más adelante expondré.

Este trabajo consta de dos partes: la primera dedicada a la vida familiar, profesional y su participación en la Guerra de la Independencia; y en la segunda se reproducen el Manifiesto de las acciones de guerra, y señalados servicios, que ha hecho la Villa de Cortes de la Frontera en la gloriosa defensa que han sostenidos los pueblos de la Sierra de Ronda contra la invasión del tirano Napoleón.- Cádiz 1.813. Francisco Garcés y Barea y un buen número de documentos referidos a su vida privada, militar y como Jefe de las guerrillas.

II. ANTECEDENTES HISTÓRICOS
La Guerra de la Independencia se produjo principalmente por el gran interés expansionista de Francia y, sobre todo, por el fracaso, como casi siempre, de la política internacional.
La nación francesa que había vivido un proceso revolucionario entre los años 1.789 y 1.795 vio como Napoleón Bonaparte, se hace con el poder, tras el golpe de Estado de 1.799. Más tarde, es decir, a partir de 1.804, proclamado Emperador, va a poner en práctica, su principal estrategia, que sin lugar a duda era contrarrestar el poderío de Inglaterra en los mares y hacerse con el control de Europa.
Al ser abolida la monarquía en Francia y siendo sustituida por la República, el rey español Carlos IV se enfrentó a ella en la Guerra de la Convención (1.793-1.795), guerra conocida también con los nombres de guerra del Rosellón o guerra de los Pirineos. Al principio los acontecimientos favorecieron a España pero el triunfo final cayó de lado de los franceses y Manuel Godoy firmó, por separado con Francia, la Paz de Basilea (1.795). Por este Tratado, Manuel Godoy, obtuvo el título de “Príncipe de la Paz”, y España cedía a Francia la parte española de la Isla La Española.
Más tarde, en 1.801, el mismísimo Godoy se involucró en la Guerra de las Naranjas contra Portugal, llamada así por el ramo de naranjas que Godoy envió a la reina María Luisa cuando sitiaba la ciudad de Elvas. Duró 16 días y España se vio arrastrada a entrar en guerra debido a la firma del tercer Tratado de San Ildefonso con Francia. Napoleón conmina a Portugal a que rompa su tradicional alianza con Inglaterra y cierre sus puertos a los barcos ingleses. Termina con la victoria española y se firma el Tratado de Badajoz, donde se reconoce el derecho de España a la Colonia de Sacramento y de las Misiones Orientales, pero Portugal nunca devolvió los territorios de las Misiones Orientales y hoy dichos territorios pertenecen a Brasil.

La alianza con Francia resultó a la postre catastrófica, como se vio, más tarde, en el desastre de la escuadra franco-española en Trafalgar (1.805).
Debido a los cuantiosísimos gastos que ocasionaron dichas guerras la situación económica de España empeoró notablemente y la Hacienda quedó en un estado ruinoso. Napoleón para poder llevar a cabo el bloqueo económico sobre Inglaterra necesitaba el control de la Península Ibérica, y para ello firmó con España el Tratado de Fontainebleau en 1.807, que con la idea de invadir Portugal, permitió el paso de los ejércitos del general Junot por España camino de Lisboa. Las diferencias internas de la familia real entre Carlos IV y su hijo Fernando, el Príncipe de Asturias, favorecieron los planes de Napoleón, que en la llamada Conspiración del Escorial en octubre de 1.807 intentó regenerar la vieja monarquía española. La noche del 17 de marzo de 1.808, el Motín de Aranjuez, dirigido contra Godoy, obligó al rey Carlos IV a abdicar en su hijo Fernando. El día 24 de marzo de 1.808, el nuevo rey Fernando VII entró triunfalmente en Madrid, pero el día anterior lo había hecho con sus tropas el mariscal francés Murat. Quedaba claro que los franceses no estaban de paso.
07-emperadorEl Rey Carlos IV y la familia Real. Grabado francés del siglo XIX

Obligado a renunciar al trono tras el Motín de Aranjuez, Carlos IV exige la devolución de los derechos que ahora ostenta su hijo Fernando VII. El depuesto rey y su esposa se ponen bajo la protección de Napoleón y fueron custodiados por las tropas de Murat. Al mismo tiempo, con la excusa de solucionar el enfrentamiento entre Carlos IV y Fernando VII, Napoleón convoca a ambos en la ciudad francesa de Bayona. El día 20 de abril de 1.808 Fernando pasó la frontera. Aunque él aún no lo sabía, fue el inicio de un exilio que iba a durar seis años. Mientras tanto, Napoleón se las había arreglado para conseguir la liberación de Manuel Godoy y llevarlo a Bayona. Ante la perspectiva de reunirse con su favorito, los reyes padres solicitaron acudir también a Bayona. 08-godoyEscoltados por tropas francesas, llegan a Bayona el 30 de abril, mientras, en Madrid, el pueblo se había levantado en armas contra los franceses. Los hechos del Dos de Mayo marcan el comienzo de la Guerra de la Independencia Española. La situación en Bayona estaba adquiriendo el aspecto de una ópera bufa, Carlos IV afirmó que la renuncia al trono producida tras el Motín de Aranjuez era nula y exigió la devolución de sus derechos. Napoleón Bonaparte le obligó a ceder sus derechos a cambio de asilo en Francia para él, su mujer y su favorito Godoy, así como una sustancial pensión (30 millones de reales anuales). Cuando llegaron a Bayona las noticias del levantamiento de Madrid y de su represión, Napoleón ordenó a Fernando VII a reconocer a su padre como rey legítimo, a cambio de un castillo y de una pensión anual de cuatro millones de reales, aceptó, ignorando que su padre había renunciado al trono a favor de Bonaparte. Era el 5 de Mayo de 1.808, la Corona de España, pues, recayó en Napoleón, el cual se la cedió a su hermano, José Bonaparte, que reinaría en España como José I.

09-bonaparteRetrato de José Bonaparte como rey de España
Después de ocupada la capital de España por el ejercito francés y viendo el pueblo de Madrid la partida para Bayona del joven infante Francisco de Paula, hermano menor de Fernando, se produjo el motín popular del Dos de Mayo contra la ocupación francesa protagonizado principalmente por las capas más baja de la población. Algunos militares, pocos, se unieron a la revuelta, como los capitanes Daoíz y Velarde, que por su defensa del Parque de Monteleón se convirtieron en héroes junto a Clara del Rey (1.765-1.808) en la fachada de la iglesia de la Buena Dicha, C/ Silva, 25 y Manuela Malasaña (1.791-1.808). De profesión bordadora, Madrid le dedicó a su memoria el barrio de Malasaña. y una estación de metro en la línea 12. Apoyados por cientos de hombres y mujeres, muchos de los cuales mueren o son fusilados el día tres de mayo en la montaña del Príncipe Pío, magistralmente captados por el pintor Francisco de Goya.

10-fusilamientosCon razón o sin ella. Aguafuerte de Francisco de Goya
-Los desastres de la guerra- Museo del Prado. Madrid
Los fusilamientos del 3 de mayo. Francisco de Goya. Museo del Prado. Madrid

La respuesta a la invasión fue la resistencia patriótica. Las principales instituciones se limitaron a aceptar la invasión de quienes, decían, eran sus aliados. Pero los ecos del Dos de Mayo difundidos y agrandados a través del famoso bando de Andrés Torrejón, Alcalde de Móstoles, llegó a todas las provincias, y las noticias llegadas de las humillantes abdicaciones de Bayona, sirvieron de espoleta para el levantamiento general. Un grito se extendió por todos los pueblos y ciudades de España: “ ! Muerte a los franceses ! ”.
11-torrejonAndrés Torrejón, Alcalde de Móstoles. Grabado de la Biblioteca Nacional. Madrid.
El vacío de poder, ante la colaboración con los invasores, de las máximas autoridades, obligó a los patriotas a buscar una solución novedosa. Se crearon las Juntas de Defensas, convertidas después en Supremas Provinciales que organizaran ejércitos y buscaran medios para sostenerlos. Legislaron y asumieron la soberanía de la nación en nombre del rey Fernando VII, secuestrado en Bayona que se convirtió desde ese momento en el “deseado rey”, mito y símbolo de unión entre los españoles de todas las ideologías frente a Napoleón.
¿ Pero cómo enfrentarse al mejor y más preparado ejercito del mundo, sin contar con los medios necesarios ni con un jefe del ejercito ¿ . Se hizo lo que se pudo, recurriendo a las organizaciones tradicionales de defensa y sobre todo, a ese gran invento español, y que tan buen resultado dio, conocido con el nombre de “guerra de guerrilla”.

Muchos fueron los fracasos del Ejercito Español, si exceptuamos la batalla de Bailén (1.808), Los Arapiles (1.812), Vitoria y San Marcial (1.813). Las proclamas de las Juntas exaltaban como valores fundamentales de la lucha la defensa de “la Patria, el Rey y la Religión”. Pero estos ideales dieron paso muy pronto a otros más prosaicos: la defensa de lo más próximo, la familia, el territorio y la simple supervivencia. Los pueblos sufrieron continuas vejaciones, especialmente las requisas impuestas por los tres ejércitos: el de ocupación, el angloportugués dirigido por Wellington,12-wellington que fue vital para la victoria, y el español, además de los guerrilleros. La población tuvo que sobrevivir, muchas veces, al margen de la ley. En estas condiciones la diferencia entre guerrilleros, bandoleros y contrabandistas es muy pequeña, casi imperceptible. Cuando todo se consideraba ya perdido, por las continuas derrotas, tanto el ejército regular como los guerrilleros continuaron luchando hasta el final. La guerra, además de ocupación y de resistencia, también fue de propaganda. Los franceses aparecen en la literatura bélica como hijos del demonio, hombres irreligiosos que atacaban los fundamentos de la Iglesia y de la Monarquía. De ahí que el clero tuviera un gran protagonismo y diera al enfrentamiento el sentido de “guerra santa”. El principio de la libertad, herencia de la Revolución Francesa, fue utilizado por los patriotas para justificar su posición a la ocupación militar. Los españoles menospreciado por el “gran coloso”, lucharon por su libertad.

13-bonaparteNapoleón Bonaparte. Grabado del Siglo XIX
Los diputados liberales dieron contenido al concepto de libertad plasmándolo en el programa de las Cortes gaditanas. España se dotó de una verdadera “patria” de ciudadanos al proclamar la Constitución. El grito de “Viva la Pepa” como respuesta a la pregunta “ ¿ qué pasa en Cádiz ?” se relacionó entonces con la Constitución de 1.812, proclamada el 19 de marzo, festividad de San José. Ante las duras circunstancias de la guerra se impuso la solidaridad nacional. Todas las regiones se sintieron españolas sin excepción, aún por encima de sus diferencias, para poder ganar la batalla a Napoleón. Es cierto, que algunos españoles, por convencimiento ideológico o por medro personal, colaboraron con los ocupantes, y hasta dos millones de personas prestaron juramento a José I como rey de España. Son los afrancesados que vieron en el proyecto napoleónico y en la Constitución de Bayona (1.808) la ocasión de regenerar la nación, aunque fuera con la introducción de una nueva dinastía. Hasta finales del siglo XIX dejaron de ser considerados como traidores, idea a todas luces falsa, puesto que coincidían en su programa político con los principios de los liberales.

Para España las consecuencias de la guerra fueron muy negativas. Primero, las pérdidas de vidas humanas, 250.000 en acciones bélicas y varias miles más si contamos los muertos a causa de las epidemias y de la grave hambruna que se desató entre 1.811 y 1.812.


Tuvieron que transcurrir algo más de tres décadas, por lo menos, para recuperar la situación económica anterior a la guerra. El comercio con las colonias americanas también se resintió, más aún con el proceso de independencia que se inició a partir de 1.810. Pero el costo de la guerra recayó mayoritariamente en los campesinos y en los propietarios. A través de la fiscalidad directa se vieron obligados a proveer de víveres, animales de tiro y de otros productos a los tres ejércitos. Todo fue un sueño. La España pensada por los liberales, capaces de modernizar el país con la legislación aprobada por las Cortes gaditanas: abolición del feudalismo, de la esclavitud y de la tortura, libertad de imprenta, establecimiento de la milicia y del Ejército nacional, reconocimiento de los derechos individuales, supresión de la Inquisición, todo desapareció del mapa con el golpe de estado que dio Fernando VII el 4 de mayo de 1.814, pasando de “rey deseado” a “rey felón”.

Las dos España quedaron retratadas: la de los afrancesados y liberales, considerados delincuentes políticos, que tuvieron que exiliarse, y la de los defensores del absolutismo que buscaron la alianza del trono y del altar para restaurar el Antiguo Régimen. Y en estas tierras maltrechas se sembró entonces el odio que condujo a las guerras que vinieron después e introdujeron continuos retrocesos en el devenir de España: absolutistas contra liberales, carlistas contra isabelinos, moderados contra progresistas… En consecuencia, el atraso político, económico y cultural que caracterizó gran parte del siglo XIX.


Como colofón a este breve repaso de los antecedentes histórico que rodeó aquella época debemos decir, con cierto orgullo, que aquellos hombres que lucharon por la libertad pusieron los cimientos de lo que ahora tenemos: una España libre y moderna que debe integrar a todos.

III. LUGAR DE NACIMIENTO
Antes de manifestar mi opinión sobre el lugar de nacimiento de D. José Serrano Valdenebro, Jefe de Escuadra de la Real Armada Española, voy a enumerar las distintas versiones que he encontrado sobre el sitio que vio la luz por primera vez nuestro ilustre y admirado marino.
Juan José Moreti.- “Historia de Ronda”(1.867).-Págs. 597-598.- “…nombrar como director de operaciones a D. José Serrano Valdenebro, oficial de marina, que se hallaba en Cortes, el cual aceptó gustoso tan honroso nombramiento, dando en el acto pruebas de su acertada decisión…”
Fray Sebastián de Ubrique.-“Historia de Ubrique” (1.945).- Pág. 234.- “…natural de Cortes de la Frontera…”
Diego Vázquez Otero.- “Cortes de la Frontera. Apuntes para su Historia”.-Imprenta Fin de Siglo (1. 963). Pág. 54.-“…nacido en Cortes…”
Carlos Martínez Valverde.- “El Jefe de Escuadra D. José Serrano Valdenebro”.-Revista General de Marina, mayo de 1.977. Pág. 525 y 536.- “era natural de Córdoba”“…puede que fuese oriundo de Cortes…”
Archivo de la Real Maestranza de Caballeria de Ronda. Libro Maestro-Tomo 1º-Folio 92v figuran como Maestrante D. José Serrano Téllez de Cortes-Reino de Granada, ingresó el 19 de Marzo de 1.802 y D. José Serrano Valdenebro de Gaucin-Reino de Granada,  ingresó el día 6 de Julio de 1.802 y fue apadrinado por el anterior.
Periódico SUR, en la “Ruta 3 de la Serranía”, Cortes de la Frontera. Pág. 315. “…aunque no había nacido en Cortes, se consideraba vecino del pueblo por su casamiento con una dama del pueblo…”
José Luis Gómez Barceló.- Archivero Diocesano de Ceuta.- Conferencia titulada “José Serrano Valdenebro: Marino, guerrillero e ilustre hijo de Cortes de la Frontera”.- V Ciclo de Conferencia “Cortes y la Serranía en la Historia”.- 8 de Mayo de 2.000. afirmó que “…había nacido en Cortes…”.
Francisco Garrido Domínguez.- “El marino José Serrano Valdenebro un héroe olvidado de la Guerra de la Independencia”, Revista de la Diputación de Málaga “Jábega” nº 85, tercer trimestre 2. 000, Págs 34 y 41. Sigue la versión de Carlos Martínez Valverde “…nacido en Córdoba…”
 Salvador Martín de Molina en su obra “Gaucin 1.742- 1. 814” y en las Páginas 44 a la 51, donde trata sobre el nacimiento de Serrano Valdenebro, al final parece inclinarse que “…posiblemente naciera enGaucin…”
Manuel Olmedo Checa.- “Documentos para la Historia de la Guerra de la Independencia en la Serranía de Ronda”, en la página XXXIX,“…natural de Cortes de la Frontera…”
Como decía, al principio de este capítulo, voy a dejar plasmada mi opinión acerca del lugar de nacimiento de Serrano Valdenebro. Hasta el año 1.976, y sin tener documentación que lo demostrara, defendía que había nacido en Cortes de la Frontera, hacía los años 1.742, 1.743 ó 1.744. Pero a finales del año 1.976, recibí, como regalo de mi buen amigo el Capitán de Navío D. Carlos Martínez Valverde, un certificado de defunción de nuestro biografiado Valdenebro, donde se lee claramente que había nacido en Córdoba. Documento que reproduzco a continuación. Certificado que está firmado por Don Manuel Tejeiro Piñón, Capellán Mayor de la Armada, Párroco de la Zona Marítima del Mediterráneo el día 18 de Mayo de 1.976 en Cartagena.
14-defuncionCertificado de defunción de Serrano Valdenebro

A partir de esa fecha, y con todo el dolor de mi corazón, no tuve más remedio que cambiar mi opinión anterior, porque las afirmaciones rotundas en Historia hay que demostrarlas. Pero, cual ha sido mi sorpresa, cuando he recibido, del Archivo Militar General de Segovia, los expedientes matrimoniales de D. José Serrano Valdenebro, entre los muchos documentos que contienen hay una partida de Bautismo y una reconstruida partida matrimonial, donde se lee claramente que su padre D. José Serrano Arjona o Téllez, aseguró con juramento, que su hijo nació el día 3 de Noviembre de 1.743 en la Villa de Cortes. Documento que también reproduzco. Junto a la enorme alegría que me proporciona estas partidas, nacen en mí una gran duda, ¿ qué documentos contienen la verdad ¿. En estos momentos, aunque me gustaría proclamar, que su lugar de nacimiento es Cortes, sin embargo no puedo olvidar el dichoso certificado de defunción.